Epopeya de amor

Cuba vive una epopeya de amor gigante. Cada cubano, cada cubana  extiende su brazo para recibir amor de salud.  Puede ser Abdala. Puede ser Soberana. Puede ser Mambisa. Es un abrazo fraterno y los versos del poeta que canta: Silvio Rodríguez se hacen realidad. Del amor estamos hablando/ Por amor, estamos haciendo/Que nadie interrumpa el ritmo/ Queremos amar en paz/Para decir en un grito: Cuba va. Cuba va. Cuba va…..

Gratitud de pueblo y reconocimiento al esfuerzo desplegado por el gobierno revolucionario se percibe en las redes sociales. Fotos, textos, poemas, canciones se han convertido en palpitar de los que hemos nacido en este verde caimán.

Innumerables son los ejemplos. Uno de ellos, el más cercano está centrado por las atenciones y disciplina en el vacunatorio de la Casa de la Prensa en La Habana donde 1 200 profesionales del sector reciben por estos días la vacuna Abdala. 

Quiero abrir mi voz al mundo/ Que llegue al último confín/De Norte a Sur/ Y de Este a Oeste/ Y que cualquier hombre pueda/ Gritar sus propias esperanzas/ Sus heridas y su lucha/Cuando diga: Cuba va….. 

Todo en la Casa de la Prensa se desarrolla con fluidez, un joven estudiante de medicina toma la presión, otro, se hace cargo de plasmar el resultado en una pequeña hoja.  Luego el médico conversa con cada uno de los sujetos para conocer de su estado, después se sigue donde una enfermera… allí encontramos a Abdala, en un pequeño bulbo, dispuesta para la batalla contra el peligroso coronavirus, está con toda la formulación con que fue concebida por científicos del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología.

El pinchazo muchas veces magnificado por el temor, el cual nos  llenará de salud,  se convierte en nada ante la profesionalidad de quien vacuna, en este caso se trata de la enfermera Mercedes Laffita, quien dice sentirse muy a gusto de trabajar con este grupo porque se trata de personas muy disciplinadas, educadas y colaboradoras, “me encanta trabajar con ellos”-precisó.

Luego de ser vacunados el paso es hacia el salón de observación, donde otra enfermera, Loraine Espinosa está al tanto de la reacción de Abdala en cada individuo.

Puede que algún machete/Se enrede en la maleza/ Puede que algunas noches/ Las estrellas no quieran salir/Puede con los brazos/ Haya que abrir la selva/ Pero a pesar de los pesares/ Como sea Cuba va, Cuba va. Cuba va…..Cuba va…..

Entre tantos brazos extendidos para recibir una dosis exacta llena de esperanza están innumerables compañeros del gremio: Tania Hernández Castellanos, Pedro Otero Cabañas, Maite González Martínez, Lesmes LaRosa,  Silvia Jojoy, Juan Carlos García del Vallín,  Adrian González,  José Raúl Belén, Alfredo Zamora, Cristina Reyes, Lianet Uley, por solo citar algunos que me vienen a la mente.

Todos con una igual emoción: reconocer la labor de médicos, enfermeras y personal de salud que elevan a excelente la calificación de este vacunatorio, donde no falta el apoyo organizativo de la Unión de Periodistas de Cuba y delegaciones de base.

Otro experimentado colega, Lázaro José Chiang Macate fue de los que no pudo vacunarse en el primer momento que le correspondió a causa de su elevada presión arterial, y es que dice se sintió nervioso y además no tomó antes de llegar allí la medicina que le correspondía, pero aseguró que gracias a la amabilidad y gentileza del personal de la salud, sus palabras alentadoras, recomendaciones cumplidas y alguna pastillita, pudo logar que la presión regresara a la normalidad y nuevamente estar listo para reforzar su sistema de defensa con Abdala.

Chiang Macate no quiso perder la ocasión para destacar y agradecer todo el esfuerzo que viene realizando el país por contener la expansión del peligroso coronavirus y agregó: “imploro a todas las personas a que no dejen de cumplir con las medidas de protección NO abandonar el nasobuco, lavarse las manos, mantener el distanciamiento, cuidarse al máximo porque el enemigo sin rostro visible está al asecho y mata.

El 30 de junio  este grupo de comunicadores de la información volveremos al mismo lugar para recibir la tercera y última dosis de Abdala.

Igual son los procedimientos en los restantes vacunatorios donde se desarrolla la intervención sanitaria con este candidato vacunal anti-COVID 19 que se inició en la primera quincena de mayo último de forma escalonada en los municipios habaneros de Regla, Guanabacoa, Habana del Este y San Miguel del Padrón, para luego extenderse a otros territorios, siempre con el apoyo de las organizaciones de masas.

En paralelo está Soberana-02 desarrollada por el Instituto Finlay de Vacunas, en el empeño por frenar la expansión de la pandemia.

De acuerdo con el Ministerio cubano de Salud Pública más de dos millones 145 mil 685 personas han recibido al menos una dosis de los citados candidatos vacunales, un millón 389 mil 450 la segunda y 793 mil 126 ya completaron el esquema de vacunación.

En el caso de Soberana-02 ya inició el primer ensayo clínico en población pediátrica, mientras que Abdala ya es  un logro como vacuna.

El segundo encuentro con Abdala, fórmula eficaz en un 92, 2% en tres dosis, lleva el nombre de un poema de nuestro Héroe Nacional José Martí,  nos lleva de nuevo a resaltar la voluntad política sin la cual no hubiéramos podido llegar hasta este punto en el que igualmente siempre habría que agradecer y resaltar la entrega de los científicos, la dedicación de los trabajadores de la salud y la responsabilidad que tenemos todos de colaborar.

Puede que algún machete/Se enrede en la maleza/ Puede que algunas noches/ Las estrellas no quieran salir/Puede con los brazos/ Haya que abrir la selva/ Pero a pesar de los pesares/ Como sea Cuba va, Cuba va. Cuba va…..Cuba va…..

Texto: Teodoro Herrera Acosta y Isis Allen Fernández

Publicado Por: Radio Progreso

Radio Progreso es la emisora de radio cubana en idioma español. Fundada el 15 de diciembre de 1929, ofrece desde entonces programas musicales y culturales. El eslogan de Radio Progreso es La Onda de la Alegría

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 + 5 =