Estadísticas junto al ring olímpico

¿Sabías que ocho de los 17 hombres poseedores de dos o más títulos en el boxeo olímpico son cubanos?

No es nada nuevo, pero a las puertas del torneo que comienza el día 24 aquí las estadísticas asumen un protagonismo que justifica volver a ellas.

El gran Teófilo Stevenson y Félix Savón integran la exclusiva trilogía de los llegados a tres coronas, iniciada por el húngaro Laszlo Papp (Londres 1948, Helsinki 1952 y Melbourne 1956), pero hay otros detalles merecedores de repaso.

Empecemos por recordar que el “Teo” se impuso en Múnich 1972, Montreal 1976 y Moscú 1980, siempre en una división superpesada en que sentó cátedra con una pegada demoledora bien apuntalada desde sus virtudes técnicas.

El crucero Savón también impactaba con fuerza, y suplió las limitaciones de su “arquitectura” pugilística con un ímpetu arrollador que terminaba por desdibujar al más exigente de los rivales.

Así brilló en Barcelona 1992, Atlanta 1996 y Sídney 2000, donde pasó 21-13 sobre el bien plantado ruso Sultanahmed Ibzagimov luego de que se dispararan las alarmas por una herida que le hizo sangrar profusamente de su pómulo izquierdo.

Los bicampeones de la Isla son Ángel Herrera, Héctor Vinent, Ariel Hernández, Mario Kindelán, Guillermo Rigondeaux y Robeisy Ramírez, exponentes de generaciones diferentes de la escuela fundada por estrategas icónicos como Alcides Sagarra y Sarbelio Fuentes.

Herrera y Robeisy tienen el mérito adicional de haber reinado en dos divisiones, hazaña que intentarán ahora Roniel Iglesias, Arlen López y Julio César la Cruz.

El primero se encumbró como ligero welter en Londres 2012 y pelea ahora entre los welters. Sus compañeros lo hicieron en Río de Janeiro 2016 y hace dos años ascendieron de 75 a 81 y de 81 a 91 kilos, respectivamente.

Entre los restantes autores de “dobletes” dorados sobresalen el chino Zou Shiming (Beijing 2008 y Londres 2012) y los rusos Boris Lagutin (Roma 1960 y Tokio 1964) y Oleg Saitov (Atlanta 1996 y Sídney 2000), quienes enriquecieron con bronces el valor de sus colecciones.

Los otros son el estadounidense Oliver Kirk, único líder de dos categorías en una misma cita (San Luis 1904), el ucraniano Vasily Lomachenko (Beijing 2008 y Londres 2012), el polaco Jerzy Kulej (Tokio 1964 y México 1968), el británico Harry Mallin (Amberes 1920 y París 1924) y el ruso Aleksei Tishchenko (Atenas 2004 y Beijing 2008).

Vale igualmente apuntar que el italiano Roberto Cammarelle (1-1-1), el polaco Zbigniew Pietrzykowski (0-1-2) y el holandés Arnold Vanderlijde (0-0-3) tienen tres preseas cada uno.

De tal forma completan la nómina en poder de esa cifra, aunque con botines menos lujosos que los de Papp, Stevenson y Savón, y también por debajo de los forjados por Shiming, Lagutin y Saitov.

Los cubanos:

Teófilo Stevenson: Múnich 1972, Montreal 1976 y Moscú 1980, siempre en más de 81 kg.

Félix Savón: Barcelona 1992, Atlanta 1996 y Sídney 2000, siempre en 91 kg.

Ángel Herrera: Montreal 1976, en 57 kg, y Moscú 1980, en 60 kg.

Héctor Vinent: Barcelona 1992 y Atlanta 1996, ambos en 63,5 kg.

Ariel Hernández: Barcelona 1992 y Atlanta 1996, ambos en 75 kg.

Mario Kindelán: Sídney 2000 y Atenas 2004, ambos en 60 kg.

Guillermo Rigondeaux: Sídney 2000 y Atenas 2004, ambos en 54 kg.

Robeisy Ramírez: Londres 2012, en 52 kg, y Río de Janeiro 2016, en 56 kg.

Publicado Por: JIT

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro + 4 =