Hospital Psiquiátrico de La Habana: 62 eneros de victorias

Este año se conmemora el centenario del doctor Eduardo Bernabé Ordaz (1921-2006), comandante del Ejército Rebelde, así como el aniversario 62 de la fundación del Hospital Psiquiátrico de La Habana, que —desde 2009— lleva el ilustre nombre de su director fundador.

El día 9 de enero de 1959, AÑO DE LA LIBERTAD, el doctor Bernabé Ordaz, asume la dirección del antiguo Hospital de Dementes de Cuba, calificado por el Comandante Fidel Castro Ruz (1926-2016) como Infierno de Dante, donde (mal)vivían más de 6,000 pacientes con afecciones mentales de larga evolución.

Con el triunfo revolucionario, llegan a esa institución el amor y la esperanza para humanizar la existencia de los pacientes recluidos en el Hospital Psiquiátrico de La Habana, devenido Jardín de la Esperanza gracias al ingente trabajo desarrollado por el también profesor emérito de la Universidad de Ciencias Médicas de La Habana.

La principal estrategia terapéutica desarrollada por el doctor Bernabé Ordaz para alcanzar ese noble propósito no fue otra que la Rehabilitación Psicosocial, vehículo idóneo para reintegrar a los pacientes con graves trastornos mentales a su entorno familiar, en las mejores condiciones de adaptación bio-psico-socio-laboral y espiritual.

Ahora bien, ¿cómo se percibe al paciente en ese centro vanguardista en el campo de la rehabilitación psicosocial? El paciente, como hombre genérico, es un ser inacabado e inacabable, imperfecto pero perfectible, que integra en una unidad viviente todas y cada una de sus dimensiones: biológicas, psicológicas, socio-culturales y espirituales. Por ende, es un ser único, especial, irrepetible, cuya esencia íntima es buena y sana, y por ser todo eso y mucho más merece amor y respeto a su inviolable dignidad humana.

De ahí, que el paciente sea centro y fin del proceso de rehabilitación psicosocial, que desde hace seis décadas se desarrolla en dicha institución, devenida paradigma del Sistema Nacional de Salud, gracias a la labor científica y humanitaria desplegada por el único insular propuesto para dos Premios Nobel: el de la Paz y el de Medicina, y a la cual se consagrara en cuerpo, mente y alma durante más de 44 años.

Pero, ¿cuál es, en materia de rehabilitación psicosocial, el aporte del Hospital Psiquiátrico de La Habana, y concretamente, el del Héroe del Trabajo de la República de Cuba, a la psiquiatría universal? Es un aporte sencillo, humilde, en estrecha correspondencia con la personalidad básica del pueblo cubano y con las concepciones filosóficas y ético-humanistas que sustenta; es más bien un llamamiento, una exhortación: en vez de políticas globalizadoras, se ha globalizado el amor y la solidaridad humana. En vez de economía neoliberal, se ha liberado el caudal inagotable de verdad, bondad, belleza y sabiduría que nace y crece en el centro mismo de nuestra identidad caribeña y latinoamericana.

Así, y sólo así, el Hospital Psiquiátrico de La Habana Cdte. Dr. Eduardo Bernabé Ordaz, en estos 62 eneros de victorias,ha hecho realidad tangible el postulado ético del Gobierno Revolucionario cubano en materia de salud mental: humanismo, integralidad y equidad.

Please follow and like us:

Publicado Por: Jesús Dueñas Becerra

Jesús Dueñas Becerra. Ejerce como colaborador la crítica artístico-literaria y el periodismo cultural en varios medios nacionales de prensa, en especial, en la emisora de la familia cubana: Radio Progreso. Su actividad fundamental es la crítica de danza y cinematográfica, así como las artes escénicas y las artes plásticas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 − 2 =