José Loyola Fernández: enseñar es sinónimo de aprender

La dignidad no consiste en recibir honores, sino en merecerlos. Esa frase antológica del filósofo griego Aristóteles es la mejor carta de presentación del doctor en Ciencias José Loyola Fernández, quien recibiera el Premio Nacional de Enseñanza Artística, que otorga el Ministerio de Cultura de la República de Cuba.

El también director fundador de la Orquesta Charanga de Oro se desempeñó como presidente de la Sección de Música de la UNEAC,  Unión de Escritores y Artistas de Cuba, y es el principal organizador de los eventos Boleros de Oro, Cubadanzón, Danzón Habana, Charangueando y Música Contemporánea. No obstante, su mayor realización profesional se halla en la docencia superior, la cual ejerce como profesor titular en la Universidad de las Artes (ISA); actividad docente-educativa a la que se ha entregado en cuerpo, mente y alma, ya que « […] me mantiene actualizado en relación con los nuevos avances de la música a [escala] internacional, y las estéticas prevalecientes; al mismo tiempo, me acerca a los jóvenes e influye en mi behavior profesional. En síntesis, porque enseñar es sinónimo de aprender».

Conocí al maestro Loyola Fernández en el verano de 1959, en el Club Deportivo de la ciudad de Cienfuegos, donde era integrante de la orquesta de Efraín Loyola, su venerado progenitor; agrupación charanguera que alternaba con las orquestas típicas Selecta y Revelación, así como con el conjunto sonero Los Naranjos y con alguna que otra banda tipo jazz band, para amenizar los bailables sabatinos y dominicales que organizaba esa sociedad sureña de recreo. Después enrumbamos por caminos diferentes y nos re-encontramos cuando ingresé a la UNEAC hace casi dos décadas.

¿Qué significa para usted haber sido laureado con el Premio Nacional de Enseñanza Artística, que confiere el Ministerio de Cultura?

Llevo cincuenta años ininterrumpidos en la docencia artística, en la enseñanza superior, siempre como profesor, además de desempeñar otras funciones: fundador del ISA, vicerrector docente y de investigaciones; ahora bien, nunca he dejado de impartir docencia directa, o sea, frente al alumno.

Para mí, enseñar ha sido algo sagrado; por eso valoro en todo lo que vale ese premio. Sin embargo, debo confesar que uno no trabaja para obtener reconocimientos, ya que se trabaja para ser útil y eso se disfruta al máximo […]. Para mí, el galardón más preciado e importante es el de la Enseñanza, porque ese estímulo solo puede y debe concedérsele al maestro, quien en mi concepto muy personal es un artista […], un transformador de cultura, ética, estética, conciencia social y con una cosmovisión progresista y revolucionaria […].

De las muchas personas, personalidades de la música y de la cultura, que han dejado una huella perdurable en su memoria poética, ¿podría mencionar la que más ha influido en usted desde todo punto de vista?

No tengo que pensarlo mucho para responder su pregunta: mi padre, el maestro Efraín Loyola (1919-2011), miembro fundador de la emblemática Orquesta Aragón, flautista de concierto y de música popular bailable. Él fue quien, a los ocho años de edad, puso en mis manos un flautín o piccolo, me inició en la música y encaminó mi vida hacia el arte de las corcheas y semicorcheas. Tanto fue así que, cuando aún era un adolescente, me integró a su orquesta típica, así como a la Aragón. Además,influyó profundamente en mi comportamiento social y acercamiento a una cosmovisión político-ideológica de marcada proyección ético-humanista. Su sagrado recuerdo es inseparable de toda mi trayectoria artístico-profesional. Me ha acompañado y aconsejado siempre. Aun hoy está presente […], y desde lo infinito me guía».

¿Algo que desee agregar para que no se le quede nada en el tintero?

Por supuesto que sí. Me encanta componer música de alta elaboración artística, técnica y estética: sinfónica, coral, de cámara, etc., continuar organizando eventos musicales, nacionales e internacionales, y seguir dirigiendo la Charanga de Oro, sin subestimar -nada más lejos de la realidad ni de mi verdadera intención- la docencia artística; actividad que le ha dado pleno sentido a mi vida profesional y personal.

Publicado Por: Jesús Dueñas Becerra

Jesús Dueñas Becerra. Ejerce como colaborador la crítica artístico-literaria y el periodismo cultural en varios medios nacionales de prensa, en especial, en la emisora de la familia cubana: Radio Progreso. Su actividad fundamental es la crítica de danza y cinematográfica, así como las artes escénicas y las artes plásticas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 5 =