Juventud 2000 ¿un programa inclusivo?

Juventud 2000 ¿un programa inclusivo? fue el tema objeto de discusión y debate, en el espacio Moviendo los Caracoles que, con el auspicio de la Sección de Crítica e Investigación de la Asociación de Cine, Radio y Televisión (ACRT), tiene como sede habitual la sala «Villena» de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).

Las palabras de apertura estuvieron a cargo de la cineasta Lourdes de los Santos, presidente de la asociación anfitriona. Acto seguido, la crítica y periodista Soledad Cruz se refirió al hecho de que era un verdadero privilegio que la línea temática desarrollada en esa ocasión estuviera dedicada al centenario de la radio cubana, y concretamente, al espacio Juventud 2000, que se transmite por las ondas nacionales de Radio Progreso, la «Onda de la Alegría», que en diciembre próximo cumplirá 93 años de su fundación.

La actividad se desarrolló en forma de panel, moderado por la Dra. Sahily Tabares, e integrado por el Lic. Juan Carlos García del Vallín, Premio a la Excelencia Artística del Instituto Latino de la Música, guionista y director general, la carismática locutora-conductora, Martha Verónica Marcer, y el Dr. Pedro Pablo Rodríguez, Premio Nacional de Ciencias Sociales.

Una vez escuchado un fragmento del citado espacio matinal para que el público presente pudiera percibir la inclusividad y buen gusto estético-artístico que lo caracteriza, la moderadora explicó que Juventud 2000 es un espacio estelar de la Decana de las Emisoras Cubanas. El horario de transmisión de tan popular espacio es de lunes a sábado, de 8:00 a 10:30 pm. En dicho programa se le ofrece al radioyente música cubana y foránea, noticias confeccionadas por los redactores del Sistema Informativo o en las voces de los reporteros y corresponsales de todas las provincias del país, una sección histórica dedicada a divulgar la obra poético-literaria y periodística de José Martí, a cargo del profesor e investigador titular Pedro Pablo Rodríguez, y una sección cultural que atiende la crítica y periodista Sahily Tabares.

De acuerdo con los disertantes, la radio es el lenguaje del sonido, o como dijera el eminente locutor Manolo Ortega (1921-2003), Premio Nacional de Televisión, «sonido para ver». La radio es inmediatez y los contenidos que transmite reflejan la realidad objetivo-.subjetiva que nos circunda; por ende, deviene una acuciosa necesidad defender mucho más la presencia de la radio en los hogares de quienes viven, aman, crean y sueñan en la mayor isla de las Antillas, y consecuentemente, hacer la programación radiofónica cada vez más inclusiva.

En esa misma línea de pensamiento, el colega Guillermo (Guille) Vilar, Premio Nacional de Radio, y Premio Nacional de Periodismo Cultural, intervino para precisar que la radio es la «cenicienta» de nuestros medios masivos de comunicación; por lo tanto, hizo un llamamiento urgente a respetar la profesionalidad y la excelencia artístico-profesional de los que hacen la radio en nuestro país y citó como ejemplo paradigmático al colega García del Vallín, quien dirige el espacio Juventud 2000; programa que ha llevado a límites insospechados de radioaudiencia nacional y por audio real en Internet, según los hallazgos de las encuestas realizadas por las instancias pertinentes.   

Por otra parte, especificó que el director del espacio radial es el máximo responsable de lo que acaece durante la transmisión del programa. En resumen, el director de un espacio radial debe ser, ante todo, un artista; requisito que en la praxisno siempre se cumple.

Al respecto, García del Vallín expresó, con la firmeza y la seguridad que lo identifican en el medio radiofónico, que la radio insular siempre ha sido inclusiva y socializadora, y además, contó con el apoyo irrestricto del Comandante Fidel Castro Ruz (1926-2016), quien era un fiel admirador y defensor de la radio y de sus infinitas posibilidades reales y potenciales. Por otra parte, sustentaba el criterio de que es el medio masivo de comunicación que llega, sin dificultad alguna, a todos los rincones del territorio nacional y fuera de nuestras fronteras geográficas. Para finalizar su breve, pero eficaz intervención, manifestó —con toda honestidad— que él, antes de dirigir Juventud 2000, se percibe —ante todo— como oyente.

La locutora Martha Verónica Marcer, quien fue homenajeada en ese contexto, reiteró que la locución es arte y técnica a la vez, y que el presentador de un espacio como el que ella conduce debe tener cultura general, una dicción perfecta, inteligencia global y emocional para establecer empatía con el oyente o con las personalidades que asisten al programa y que ella debe entrevistar, y sobre todas las cosas, sentido del límite; aspecto este último que —lamentablemente— muchos locutores, presentadores y conductores soslayan u olvidan olímpicamente. El locutor es, al mismo tiempo, un comunicador y un artista por excelencia.

La Dra. Sahily Tabares insistió en la importancia de percibir la cultura (valorada desde una óptica mucho más abarcadora, y no circunscrita —en modo alguno— al arte y la literatura) como «escudo y espada de la nación cubana», así como expresión genuina de nuestra identidad y nacionalidad; por consiguiente, la Revolución está dispuesta a defender los valores culturales del pueblo cubano al precio que sea necesario.

El Dr. Pedro Pablo Rodríguez enfatizó en la necesidad de conocer la historia patria, y al igual que el doctor Eusebio Leal Spengler (1942-2020), historiador de La Habana, considera que «la historia debe enseñarse y divulgarse como es, no como quisiéramos que fuera, ni siquiera como debiera ser».

Una vez finalizadas las exposiciones, se estableció un fluido intercambio de preguntas y respuestas entre el auditorio y los panelistas; fructífero diálogo que satisfizo las necesidades cognoscitivas tanto de los asistentes a dicha actividad, como las de los panelistas, quienes —con sus puntuales intervenciones— enriquecieron el intelecto y el espíritu de los participantes en tan cálido agasajo.

Publicado Por: Jesús Dueñas Becerra

Jesús Dueñas Becerra. Ejerce como colaborador la crítica artístico-literaria y el periodismo cultural en varios medios nacionales de prensa, en especial, en la emisora de la familia cubana: Radio Progreso. Su actividad fundamental es la crítica de danza y cinematográfica, así como las artes escénicas y las artes plásticas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 4 =