La crisis del agua

Después de casi medio siglo la Organización de las Naciones Unidas organizó un encuentro para abordar uno de los temas críticos para la humanidad en estos momentos, como lo es el agua, un elemento indispensable para la vida cada vez más amenazado por modelos irracionales de consumo.

Resulta paradójico que en un planeta compuesto en sus dos terceras partes por agua, haya más del 40 por ciento de la población mundial con serias dificultades para acceder a ella, o la consiga con elevados niveles de contaminación o mal estado.

Antonio Guterres, secretario general de la ONU dijo en la sesión de apertura del evento que «hemos roto el ciclo del agua, destruido ecosistemas y contaminado las aguas subterráneas» más allá de los límites racionales.

Agregó el funcionario que nos enfrentamos a muy corto plazo a una severa crisis mundial de consecuencias insospechadas, donde un gran número de personas podrían ver en riesgo sus vidas por la ausencia de este líquido, que no por gusto lleva el nombre de “vital”.

Guterres advirtió que tres de cada cuatro desastres  naturales están directamente vinculados con el agua.

En algunos casos se trata de su escasez, tal como ocurre con las prolongadas sequías que provocan la pérdida de cosechas, la muerte del ganado y la migración de los afectados en busca de un entorno más favorable.

Pero también su abundancia genera grandes tragedias, como inundaciones, deslizamientos de tierras y destrucción de infraestructura.

Durante su intervención el presidente de Bolivia, Luis Arce, señaló que la crisis es el producto de las formas irracionales de producción y consumo y recordó que además de ser un problema ambiental, se trata también de un asunto social y económico relacionado con la pobreza y la desigualdad.

Cerca del 10 por ciento de las personas viven en áreas de estrés hídrico y por lo general son los que menos recursos tienen.

Así lo dijo Richard Connor, autor del informe ONU-Agua, cuando indicó que independientemente de dónde se esté, si se tiene dinero siempre encontrará agua disponible, pero en la medida en que aumenta la pobreza, más vulnerable se es a la crisis.

Más de seis mil 500 personas participan en la reunión, entre ellos jefes de Estado y de gobierno, expertos, ambientalistas y representantes de la sociedad civil, lo cual quiere decir que habrá muchos discursos, pero falta saber si también habrá oídos atentos y disposición de actuar. 

Publicado Por: Guillermo Alvarado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 5 =