Los CDR y una latente renovación en su esencia fundacional

Cuba amaneció mostrando entre los titulares noticiosos de los diferentes medios de prensa un llamado  del primer secretario del Comité Central del Partido Comunista y presidente de la República, Miguel Díaz Canel, a la responsabilidad familiar ante los nuevos protocolos contra la Covid-19.

Ante el denuedo de las autoridades del estado cubano para proteger a la población de la contagiosa enfermedad, con recursos materiales de los diferentes ámbitos deben imponerse también las iniciativas populares sin violar las medidas de bioseguridad ni procurar una innovación que vaya más allá de lo que realmente es posible en la situación actual.

En Santiago de Cuba, provincia complicada por la aparición de un número creciente de contagiados autóctonos por el virus SARS – CoV- 2,   si bien habíamos apreciado actuaciones negligentes como las congregaciones de una  cifra apreciada  de jóvenes en tertulias de varias horas y niños en las calles bajo los efectos de la Eurocopa y el suramericano de fútbol, hoy el panorama parece encaminado a cambiar.

Los Comités de Defensa de la Revolución en su esencia fundacional renovada están convocando y lo pudimos constatar, desde el barrio, en la cuadra a la eliminación de las indisciplinas, los vecinos llaman de manera directa a  los padres a involucrarse en la tarea de no descuidar la responsabilidad con sus hijos, a mantenerlos dentro de la casa y a sus jóvenes a conservar mesura en el desarrollo de la cotidianidad.

Con todas las normas de seguridad, un integrante del núcleo familiar en representación y con palabras e intervenciones directas en un breve tiempo, aconteció una reunión cederista.

Bajo un foco de luz en medio de la cuadra comenzó el encuentro que prosiguió a oscuras por un apagón inesperado; se dijo lo necesario también, de las 70 casas de la cuadra acogidas a los servicios de los mensajeros voluntarios para reducir la movilidad, se escuchó del envío de  módulos de detergente y aceite a las  personas centenarias y otros casos sociales de la comunidad; todo quedó dicho y de nuevo la vuelta al hogar para reflexionar.

En la mañana, los primeros efectos del mitin cederista de la jornada anterior: no hay niños en la calle y la reunión de los jóvenes y los que no lo son tanto en esta cuadra santiaguera de referencia tampoco acontecen hasta la hora de redactar esta nota; entonces los CDR muestran no solo mantener la premisa de estar vigilantes con la guardia en alto sino que con acciones renovadas coadyuvan a la lucha contra la Covid-19.

Publicado Por: Laudelina Manzano Bell

Periodista de Radio Progreso, que atiende el equipo de redacción del horario despertino para la programación informativa de la emisora de la familia cubana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos + Nueve =