Maceo y Che: dos hombres unidos por sus ideales de justicia

La casualidad propició que un 14 de junio nacieran dos hombres en épocas y países distintos, uno en Cuba, otro en Argentina; pero con ideales que coincidieron en la lucha por la independencia y la justicia, ambos lucharon por la verdadera liberación de nuestra patria. Antonio Maceo y Ernesto Guevara supieron poner su inteligencia y su valor al servicio de la libertad y se caracterizaron por los sentimientos humanistas e internacionalistas.

Los dos fueron protagonistas en la historia de Cienfuegos; el Titán de Bronce como el Guerrillero Heroico, estuvieron varias veces en esta ciudad; por iniciativa del Che se inició la industrialización de este territorio, con la inauguración de la fábrica de motores diesel, hoy Empresa Oleohidráulica Cienfuegos, que se convirtió en un símbolo del desarrollo del territorio a partir del triunfo de la Revolución en 1959.

Además, el hotel Jagua atesora en su historia el hecho de que Ernesto Guevara lo visitara y fuera uno de los huéspedes de esa emblemática instalación.

El Mayor General Antonio Maceo visitó en cinco oportunidades esta provincia, la primera fue en la noche del 20 de julio de 1890, cuando se trasladaba hacia Santiago de Cuba por vía marítima y realizó una breve escala en el puerto de Cienfuegos, donde cambió impresiones sobre la lucha por la independencia con Antonio Arguelles Ferrer, a quien había conocido en Estados Unidos.

En noviembre de 1893 Maceo llegó de nuevo a Cienfuegos a bordo del vapor Argonauta y otra vez Antonio Arguelles Ferrer conversó con él varias horas, oportunidad en que el Titán de Bronce se interesó por la opinión que existía en la zona sobre la lucha por la independencia, después se trasladó a Santiago de Cuba y más tarde a La Habana.

Descubierto allí por los españoles logra trasladarse hasta Cárdenas, para despistarlos y seguir hacia Oriente; pero no le fue posible y entonces viaja de nuevo hasta Cienfuegos, donde estuvo 7 días, perseguido por la Guardia Civil Española, aquí con la ayuda de los patriotas locales, logró burlar la vigilancia de los enemigos y salir hacia Costa Rica a finales de noviembre.

En esa oportunidad Maceo permaneció siete días en el hotelito La Plata, de Avenida 52 y Calle 21, en esta ciudad, donde se entrevistó con varios cienfuegueros y se percató de lo prematuro del alzamiento ocurrido el 4 de noviembre de 1893 en la zona de Santa Isabel de las Lajas y de sus orígenes e implicaciones políticas.

Durante la Invasión hacia Occidente Maceo acampó el 13 de diciembre de 1895, con su tropa en la zona de Siguanea, en el municipio de Cumanayagua, que incluye en su territorio parte de las montañas de Guamuhaya.

Los mambises siguieron después hasta la zona de Cruces, donde se desarrolló el 15 de diciembre la heroica Batalla de Maltiempo, que resultó una importante victoria de las fuerzas cubanas frente al Ejército Español.

Los mambises atendieron a los heridos y descansaron en la zona cienfueguera de Lajas, para continuar su marcha hacia el occidente y el 20 de diciembre al cruzar el río Hanabana, entraron en territorio de la provincia de Matanzas.

Durante la contramarcha de la invasión el General Antonio Maceo regresa a territorio cienfueguero por la zona de Aguada de Pasajeros, en un lugar llamado Sabanetón, dejan a los heridos para que sean atendidos y acampan en el ingenio El Indio.

El 28 de diciembre los mambises continuar la marcha hacia el occidente del país.

Maceo durante la lucha contra el colonialismo español y Ernesto Guevara en su batalla revolucionaria por la liberación definitiva de la patria, son recordados con inmenso cariño por los cienfuegueros, que consideran un privilegio que ellos visitaran en varias oportunidades nuestra provincia en épocas distintas, pero con el mismo objetivo: lograr la liberación de Cuba.

Please follow and like us:

Publicado Por: Manuel Varela Pérez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Diez − 1 =