Otoño para Softbank en béisbol japonés

La inminente partida del mánager de los Halcones de SoftBank, Kimiyasu Kudo, a finales de temporada, coloca una gran interrogante en el futuro de los actuales tetracampeones de la Nippon Professional Baseball, cuya férrea hegemonía sobre el resto de la liga parece haber llegado a su fin, reseña un escrito procedente de Japón que publica Jit.

Según la agencia de noticias Kyodo, una fuente cercana al estratega confirmó esta semana que ha decidido abandonar el club una vez se termine su actual contrato de dos años para tomar responsabilidad por el mal rendimiento de sus jugadores en esta campaña.

Esa noticia no hace sino oscurecer más el panorama de un conjunto que parece estar derrumbándose lentamente después de haber sido, durante los últimos 10 años, el más completo, ganador y de mayor calidad de todo el béisbol japonés.

Para empezar, el equipo está a punto de ser eliminado de la postemporada de la Liga del Pacífico por primera vez desde 2013, lo que es suficiente para encender las alarmas en una organización que ha convertido el éxito ininterrumpido en su principal filosofía corporativa.

Luego está el problema de las lesiones, la causa principal del fracaso experimentado este año. ¿Podrán recuperarse todas las estrellas que sufrieron problemas físicos este año y volver a rendir al mismo nivel de siempre en 2022? ¿Será necesario hacer canjes, dejar en libertad a algunas de ellas y contratar a otras nuevas?

El futuro de los cubanos Alfredo Despaigne y Yurisbel Gracial, por citar un ejemplo, está en el aire para la próxima campaña. Ambos están en el segundo año de un contrato de dos temporadas, y tomando en cuenta los números que arrojaron esa temporada parece poco probable que la gerencia los vaya a renovar.

Despaigne ha rendido bien en las últimas cuatro semanas, pero se perdió la mitad del calendario por lesión y a sus 35 años de edad no puede ofrecer garantías de que se mantendrá sano en el futuro, por lo que existe la posibilidad de que el club lo deje en libertad a finales de año.

Gracial, a pesar de tener la misma edad, luce en mejor forma física, pero ha estado fuera de acción desde el 8 de mayo debido a una lesión que, en principio, solo lo iba a mantener alejado de los terrenos de juego durante cuatro semanas.

Sin embargo, ya han pasado cinco meses desde que la sufrió y todavía se desconoce cuándo podrá regresar a la acción, por lo que es muy probable que quede libre una vez finalizada la temporada.

El también cubano Liván Moinelo, por el contrario, parece estar a salvo, a pesar de haberse ausentado en par de ocasiones por problemas físicos. Con apenas 25 años a sus espaldas y un rendimiento que se mantiene al mismo nivel de excelencia de siempre, lo más probable es que la gerencia lo renueve, si bien declaró a principios de año que lo dejaría en libertad al finalizar esta temporada si él así lo solicitaba.

Si Despaigne y Gracial quedan en libertad, la gerencia tendrá que buscar la manera de reemplazarlos y esa no será una tarea fácil, debido a la experiencia y la comprobada capacidad de producción que los dos han ofrecido durante los últimos cinco años.

No en vano, los aportes de ambos fueron cruciales para que el club ganara cuatro series de Japón consecutivas y dos títulos de liga entre 2017 y 2020, por lo que sus ausencias prometen afectar también la moral y la confianza del conjunto.

El curazoleño Wladimir Balentien, quien llegó como refuerzo al equipo en 2020 con un contrato de dos años, también abandonará la organización a finales de esta campaña debido a que prácticamente no ha jugado con el equipo mayor, por lo que la gerencia tendrá otra baja más que cubrir.

Es también muy probable que el cubano Dariel Álvarez, quien fue contratado como un refuerzo de emergencia a mediados de esta temporada, quede en libertad una vez que culmine el calendario debido a que su aporte con el bate ha sido muy modesto hasta ahora.

Solo en lo que a extranjeros se refiere, la gerencia tiene por delante la difícil tarea de reemplazar a cuatro de ellos, que al final podrían ser cinco si decide dejar en libertad también a Moinelo.

No se trata de un problema de dinero, ya que la organización cuenta con un generoso presupuesto, sino de conseguir a cuatro peloteros de calidad, preferiblemente con experiencia previa en la NPB, que puedan rendir a un alto nivel desde el mismo primer día en que se coloquen el uniforme de equipo.

En lo que se refiere a los jugadores japoneses, veteranos como Tsuyoshi Wada y Nobuhiro Matsuda no podrán seguir contribuyendo como lo hicieron en el pasado, por lo que también necesitarán reemplazos que puedan cubrir sus ausencias, que prometen ser cada vez más frecuentes.

Así mismo, está el caso del as Kodai Senga, quien no solo se perdió buena parte de la campaña por lesión, sino que además ha declarado públicamente que quiere irse a las Grandes Ligas a través del sistema de traspasos, algo que el club nunca ha aprobado hasta ahora.

Una posible disputa entre ambas partes para que eso suceda no hará sino afectar aún más la moral de un conjunto que deberá reinventarse durante el invierno para tratar de volver a su mejor forma y revivir glorias pasadas.

Luego está su cuerpo de relevistas, que estuvo muy mal esta temporada, especialmente su cerrador titular Yuito Mori, quien sigue demostrando que no representa la mejor opción para ese puesto. ¿Quién podrá reemplazarlo si el resto de los relevistas del conjunto no puede ofrecer mayores garantías?

Las selecciones que el club pueda realizar en el draft 2021 de la NPB, que tendrá lugar hoy lunes, sin duda serán importantes para el futuro, pero difícilmente podrán resolver los problemas que enfrenta actualmente y que requieren de una solución inmediata.

La única noticia positiva que se puede ver en el horizonte es que el reemplazo de Kudo como mánager del equipo ya parece estar decidido y no solo se trata de una opción lógica, sino sobre todo de una opción de mucha calidad.

Hiroki Kokubo, otrora estrella del conjunto y mánager de la selección nacional japonesa, comenzó a trabajar este año en la organización como coach y solo hace falta promoverlo para que tome las riendas del conjunto y lo dirija a partir de 2022.

El estratega de 50 años de edad no gozó del mismo éxito que tuvo su sucesor en la selección japonesa, Atsunori Inaba, en torneos internacionales, pero sin duda su paso por ese banquillo arrojó un saldo positivo.

Por una parte llegó a semifinales del torneo Premier 12 de 2015 y del Clásico Mundial de 2017, y por la otra ganó 3-2 la serie amistosa entre Japón y un combinado de estrellas de las Grandes Ligas en 2014, que incluyó un juego sin jit ni carreras combinado a favor de los nipones.

Kokubo cuenta, por lo tanto, con la experiencia necesaria para enderezar al conjunto en 2022, pero sus posibilidades de éxito dependerán en gran medida de las contrataciones que logre realizar la gerencia durante el invierno.

Cuba será una importante fuente de opciones, como lo ha sido durante los últimos cinco años. Pero… ¿Quedarán todavía en la Isla peloteros de la calidad de Despaigne y Gracial que puedan arrojar buenos resultados de inmediato en Japón?

El cubano Leonys Martín sería un refuerzo ideal debido a su ya probada experiencia en la NPB, pero todavía le queda un año de contrato con los Marinos de Lotte y parece poco probable que ese equipo lo quiera dejar en libertad antes de eso.

Otro obstáculo importante a la hora de contratar extranjeros son las estrictas reglas que impone el gobierno japonés con respecto a sus familias, a las que no permiten entrar al país debido a la pandemia. Varios peloteros importados decidieron abandonar sus trabajos a mediados de año para regresarse a sus casas y reunirse con sus familias, mientras que otros ni siquiera renovaron sus contratos debido al mismo problema.

Solo queda esperar para saber cuánto le tomará a SoftBank volver a convertirse en el mejor equipo de la NPB.

*Estas consideraciones proceden de www.beisboljapones.com. JIT las reproduce por su probada especialización en el tema. No son criterios atribuibles al Inder o la Federación Cubana de Beisbol.

Publicado Por: Radio Progreso

Radio Progreso es la emisora de radio cubana en idioma español. Fundada el 15 de diciembre de 1929, ofrece desde entonces programas musicales y culturales. El eslogan de Radio Progreso es La Onda de la Alegría

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Doce + dieciocho =