Tres nombres pensando como PAÍS

Por estos tiempos Abdala, Mambisa y Soberana son nombres que le imprimen un sello al pueblo de Cuba, porque más allá de rememorar imprescindibles acontecimientos de nuestra historia, reaniman la existencia de seres que como reguero de pólvora, dan vida a la vida en la nación y en otros horizontes del mundo.

Cuando la pandemia que azota el universo emitió sus garras a nivel global, en la Mayor de las Antillas no hubo espacio para la meditación en el campo de las Ciencias. Fue oportuno desvelo dirigido a cómo solventar un mal sin precedentes: el nuevo coronavirus.

Así las cosas con el decursar de los meses y ante las banderas que caracterizan la voluntad política del Gobierno, comenzó a florecer el desarrollo de los ya conocidos candidatos vacunales. Trajeron incertidumbre,  temor por su novedad, pero al final triunfó la confianza que internacionalmente les asiste a los profesionales de la medicina en Cuba.

Abdala da curso a un dramático poema de igual nombre escrito por Martí cuando apenas tenía 15 años de edad. Su argumento de amor patrio sintetiza el interés de salvar una nación. Mambisa recoge la identidad de quienes se ganaron ese apelativo con el mismo propósito de Abdala y Soberana, brinda licencia y prestigia al país por tratarse de originales fármacos fruto del ingenio científico en la isla.

No por casualidad sus calificativos vuelven a ocupar primeros cintillos de la prensa. ¿Cómo es posible que un Archipiélago bloqueado económica y financieramente denote tanta grandeza?

La respuesta no es fortuita, sino el resultado de unidad y coherencia entre gobierno y pueblo, ambos con el afán de triunfo.

Abdala, Mambisa y Soberana ahora como candidatos vacunales abren caminos hacia nuevos horizontes científicos en la isla y más allá de sus fronteras. Son como dijera un viejo amigo: Tres nombres para un país

Please follow and like us:

Publicado Por: Julio García Ruiseco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos + 2 =