Vacunación contra viento y marea

Ni siquiera el apretado cerco en el que vivimos ha evitado el inicio de la inmunización con Abdala, que se extiende gradualmente a todos los municipios habaneros.

El bloqueo no ha impedido que se desarrolle un proceso de vacunación de calidad, dice la doctora Anabel Vázquez, quien asegura que la hostilidad de Washington impacta sobre toda la sociedad, aunque ahora golpea más en el sector de la salud.

Vázquez es la Investigadora Principal de la inmunización en el Policlínico Van Troi, en Centro Habana, y tiene bajo su cargo a 22 vacunatorios, donde se inyectarán más de 16 mil personas, de las poco más de 150 mil del municipio.

Con el apoyo de la comunidad y de las entidades de la zona hemos desarrollado el proceso, con dificultades en el tema del material gastable, pero aun así estamos acá, explica la joven doctora.

Saltar los obstáculos

En tiempos de pandemia nos cayeron como terrible vendaval 55 de las 240 medidas de recrudecimiento del bloqueo aplicadas por la Administración Trump. Esa cifra bastaría para comprender el colosal esfuerzo de desarrollar cinco proyectos de vacunas contra la Covid-19, que además ha tenido que enfrentar otros inconvenientes.

Varios proveedores de larga relación con BioCubaFarma se han negado en estos meses a vender los suministros necesarios para elaborar nuestros inyectables. Ha habido que buscar otras fuentes y de seguro pagar más caro, pero al final se saltaron los obstáculos y ahí están las dosis necesarias.

El bloqueo y su secuela de adversidades cotidianas han obligado a buscar atajos, pero la vacunación va a marchar como hasta ahora, contra viento y marea.

Please follow and like us:

Publicado Por: Radio Reloj

Emisora cubana de la hora y las noticias fundada el 1 de julio de 1947 en La Habana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro − 3 =