Danza con lobos

Se afirma que cuando un animal salvaje se siente herido, tiende a dar zarpazos violentos, capaces de destruir cuanto esté a su alcance. Pudiera interpretarse de ese modo la decisión de Donald Trump, por lanzar un bombardeo sobre las inmediaciones del aeropuerto de Bagdad.  El objetivo: Qassem Soleiman, líder de la fuerza élite iraní participante en las acciones contra el Califato Islámico en Siria, acción exitosa librada de conjunto con el ejército árabe sirio y Rusia, que liberara de terroristas ese territorio  e hiriera de muerte a tan despiadada amenaza mundial.

Su destacada contribuciónal éxito de una empresa de la cual el imperio, por impericia o por voluntad propia,  no salió airoso,  fue resaltada porel gran ayatolá de Irak Ali Sistani: “El  brutal ataque es una violación insolente de la soberanía iraquí y de los acuerdos internacionales.  Ha matado a varios comandantes que derrotaron a terroristas del  Estado Islámico”.

Trump sobredimensiona opciones, buscando distraer o paralizar, el juiciopolítico en su contra y, al mismo tiempo, mirando hacia las elecciones cuyas primarias comienzan en breve. Está algo necesitado de ese tipo de auge que logran los presidentes norteamericanos cuando tienen baja popularidad y está en riesgo si se quedan o no en la Casa Blanca otros 4 años. En momentos así tienden a darle vía a empeños de fuerza contra otros países pues ello exacerba el sentido de superioridad tan cultivado en Estados Unidos cuando elevan sentimientos vestidos de patriotismo, pero de origen no tan sano ni legítimo.

En cuanto a lo arbitrario de lo hecho,  Adel Abdul Mahdi,  primer ministro en funciones de Irak, estimó: «llevar a cabo operaciones de ajuste de cuentas contra figuras de liderazgo iraquíes y de un país hermano en suelo iraquí, constituye una violación flagrante de la soberanía iraquí y un ataque a la dignidad del país». Al propio tiempo, estimaque ese ataque «ha incendiado la mecha de una guerra  devastadora  en Irak, la región y el mundo«. 

No exagera el alto funcionario. Para un espacio humano tan complejo y abusado, donde convergen tantos intereses debidos al petróleo, cualquier chispa es capaz de provocar un estallido, o, como ilustró el ex vicepresidentenorteamericano y ahora candidato al primer puesto, Joe  Biden,  Trump «acaba de arrojar  un cartucho de dinamita en un polvorín». «Podríamos estar al borde de un gran conflicto en todo Oriente Medio», advirtió, agregando que el mandatario «le debe al pueblo estadounidense una explicación de la estrategia y el plan para mantener a salvo a nuestras tropas y al personal de la embajada, a nuestra gente y nuestro interés, tanto aquí como en el extranjero».

Nancy Pelosi,  jefa de la Cámara baja, dijo por su parte que la  embestida  no fue consultada siquiera con el Congreso, como marca la ley. «La peligrosa escalada de Trump nos acerca a otra guerra desastrosa en Oriente Medio que podría costar innumerables vidas y billones de dólares más. El presidente prometió poner fin a guerra sin terminables, pero no es lo que hace”, aseveró. Otras figuras demócratas también criticaron laagresión que solivianta lo que para nada necesita de estímulos malignos.

En ese sentido el Ministerio de Exteriores ruso considera que el acto provocará nuevas tensiones en el Oriente Medio. «Ciertamente hoy nos hemos enfrentado a la muestra de una nueva realidad, es decir la eliminación de un representante del Gobierno de un Estado soberano, un funcionario público, sin una correlación de estas acciones con alguna base jurídica«, dijo la vocera de la cancillería, María Zajarova, recordando cómo la administración norteamericana bloqueó resoluciones del Consejo de Seguridad cuando se trataba de condenar ataques a las embajadas de otros países.

Precisamente, Washington apoya el acoso delas autoridades golpistasa la sede diplomática mexicana en Bolivia, pero se basa en situaciones parecidas, adjudicándole al agredido supuestos, pero sin prueba alguna de aquello que dicen y que según el jefe del Pentágono, John Esper, fue un “acto preventivo y tuvo como objetivo disuadir futuros planes de ataque iraníes». O sea, imponer un castigo antes de que el implicado haya cometido un delito.

Por eso parece atinada la forma en que el canciller iraní, Mohammad  Javad Zarif, califica este como un «acto de terrorismo internacional», advirtiendo que el perpetrador «será responsable de todas las consecuencias de su ruin  aventurerismo».  A su vez, el presidente del país persa, HasánRohaní, declaró que Teherán se siente forzado tras la ultrajante acción, a robustecer su resistencia frente alas múltiples agresiones de EE.UU.

La infausta hazaña no es aplaudida, salvo por el Tel Aviv de Netanyahu, y pudiera acarrear más desventajas que beneficios para Estados Unidos, creído de tener derechos sobre un país que invadió y sobre otro al cual quiere quitarle acometividad y desarrollo, porque es una potencia regional, título al cual aspira Israel con apoyo made in U.S.A.

El comienzo de esta escalada está en la ofensiva norteamericana sobre cinco locaciones en la frontera entre Irak y Siria, contra posiciones de las brigadas de  Hezbolá, a quienes la administración estadounidense acusa por la muerte,  días antes, de un contratista de EE. UU. En ese operativo provocaron 25 víctimas mortales y otro tanto de heridos. Civiles iraquíes protestaron por esa otra hazaña, manifestándose contra la embajada norteamericana en Bagdad. Pagaron  iraníes,  a través de una estrategia empleada para incriminar sin evidencia, y solo porque lo deciden quienes se creen amparados por fuerzas divinas para actuar como gendarme mundial. Esas atribuciones que se auto adjudicanno son de estreno, pero, igual, insulta y preocupa crecientemente.

 

 

 

 

 

 

 

Please follow and like us:

Publicado Por: Elsa Claro

Periodista, poeta, narradora de altos quilates, que ejerce el ejercicio del comentario de manera cotidiana y de una excelencia de referencia. Su obra poética ha sido reconocida por el poeta nacional Nicolás Guillén desde sus primeros títulos líricos. Actualmente, este Premio Nacional de Periodismo José Martí transmite sus trabajos periodísticos en el espacio En Vivo Directo. Correo: elsa.claro@icrt.cu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × uno =