La Cultura: labrando caminos

En este Día de la Cultura Cubana comparto un puñado de reflexiones acerca del impacto que la Cultura, entendida como sabiduría, ilustración y divertimento, tiene en los seres humanos y en su desarrollo.


Cada época se caracteriza por una tendencia artística en las diferentes disciplinas, tendencia que llega a contextualizarse hasta hallar vasos comunicantes con el receptor y erigirse en instrumento ideológico.

Ejemplos abundan: El 20 de octubre de 1868, cuando al fragor del combate de las huestes mambisas contra los emisarios del coloniaje español, se entonaron por vez primera las notas de la entonces conocida como La Bayamesa, pieza musical compuesta por el patriota
Perucho Figueredo, nacía un canto de insurrección, reconocido luego como Himno Nacional de la Mayor de las Antillas.

Los cabildos, festejos carnavalescos que convocaban a los esclavos al disfrute, también sirvieron de escenario para manifestar su rebeldía contra los amos.

Igual sucede en la literatura y en la plástica y en toda manifestación en la que están implicados pensamiento y creatividad, en un acuerdo tácito entre artista y público, que convierte la obra en tradición.

En ese sentido, en la década de 1930 la pintura en Cuba adquirió conciencia de clase, de eso dan fe: los guajiros de Abela, Los carboneros de Carlos Enríquez y los tuberculosos de Ponce, señales inequívocas de que las imágenes motivadoras eran entonces los oprimidos, interés retomado a partir de los años sesenta, a través de los campesinos y obreros salidos de la paleta de Adigio Benítez y Servando Cabrera, por sólo citar a dos de los más sobresalientes
exponentes de esa etapa.

En resumen: el arte provoca y cataliza emociones y sentimientos, mejora a las personas, las educa y les ayuda a interpretar la realidad. Es un arma de combate, denuncia y enfrentamiento, que permite reflejar la Historia, las ideas y los modos de vida.

A través de sus símbolos y modos expresivos, el arte es manifestación cultural de la identidad de pueblos y naciones, por tanto, vale apropiarse del postulado martiano que convoca a que:

EL ARTE SEA CULTO PARA QUE LO SEA LA VIRTUD

Publicado Por: Marlene Gómez Rodríguez

Marlene Gómez Rodríguez, periodista de Radio Progreso, es la directora-fundadora del programa Cita con el Arte, espacio esencial de la Onda de la Alegría para resaltar lo mejor de la cultura artística en Cuba y el mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

18 + 3 =