La Única

“Rita de Cuba, Rita La Única, no hay adecuado modo de llamarla si ello  se quiere hacer con justicia. De Cuba, porque su arte expresa hasta el hondón humano lo verdaderamente nuestro. La Única, porque sólo ella y nadie más, ha hecho del solar habanero, de la calle cubana una categoría universal.”

Así calificaba el Poeta Nacional Nicolás Guillén a Rita Montaner, mulata cubanísima, de expresivos ojos, voz inconfundible y gracias sin par, nacida el 20 de agosto de 1900 en la Villa habanera de Guanabacoa.

Hija de un blanco y una mestiza: heredó del padre el carácter; de la madre, la belleza y el gusto por la música, así creció…  en un ambiente donde convivían la cultura europea y la africana, hasta descubrir, con apenas cuatro años, lo que sería su destino definitivo: el arte.


Dueña de una singular belleza criolla, carisma, inteligencia, dotes artísticas y arrolladora personalidad Rita Montaner fue la gran revelación de una época, transitó con igual éxito por la ópera, la zarzuela, la música popular cubana, el cine, el teatro, la radio y la televisión.

La Única fue la primera voz femenina en oírse en la Radio Cubana, el 10 de Octubre de 1922. Luego inició su incursión por el teatro lírico evidenciando su innegable versatilidad y a partir de l926, arrasó en escenarios de Estados Unidos, Francia, España, México y Argentina, hasta abarcar toda Latinoamérica.

Fiel a sus raíces, la Montaner se valió del arte para asumir un lugar junto al pueblo y burlar la politiquería imperante antes del triunfo de la Revolución.

De este modo transcurrió su descollante carrera, hasta que el 14 de julio de 1957, quienes disfrutaban de su actuación en la pieza “Fiebre de Primavera”   presenciaron alarmados cómo la Única perdía casi por completo la voz. No obstante, su fuerza de voluntad y disciplina,
obraron el milagro y Rita Montaner logró terminar las que serían sus últimas funciones.

El 17 de abril de 1958, la Cultura Cubana y en particular la Música perdían a una de sus más carismáticas  y excepcionales artistas, que asumió con idéntica excelencia la interpretación de lo culto y lo popular: La Única, inmortalizada en su legado, en el cariño que supo ganarse en el pueblo y en el poema que le dedicara el escritor argentino Julio Cortázar:

RITA GALOPA EN UNA NUBE DE AGUA,
TRANSPARENTE, INSOMNE, GOLPEANDO,
INAUGURANDO LA ETERNIDAD, LO IMPOSIBLE.

Publicado Por: Marlene Gómez Rodríguez

Marlene Gómez Rodríguez, periodista de Radio Progreso, es la directora-fundadora del programa Cita con el Arte, espacio esencial de la Onda de la Alegría para resaltar lo mejor de la cultura artística en Cuba y el mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro − tres =