Portocarrero: cubano y universal

Un día como hoy, hace 41 años, falleció en La Habana René Portocarrero, una de las figuras cimeras de las artes plásticas de la Mayor de las Antillas, nacido en el habanero municipio del Cerro, espacio vital inmortalizado en no pocas de sus obras.

Desde temprana edad se sintió cautivado por lienzos y pinceles. De formación esencialmente autodidacta, presentó su primera exposición personal en 1934, desde entonces y durante varios decenios, en su obra se reflejarían la luz, el color y el ritmo de Cuba.

Primero se dejó seducir por lo interiores del Cerro, perpetuando su arquitectura, mobiliario y figuras humanas que lo habitaban, haciendo de cada pieza un calco de la realidad. Por los años cincuenta trascendió el barrio e inició su romance con la ciudad toda.

A su creatividad Portocarrero sumó su vocación pedagógica. Enseñó dibujo en la Cárcel de La Habana, al tiempo que plasmaba su impronta en diversas publicaciones y murales.

Aunque transitó por los más diversos temas centró su mayor interés en el entorno citadino, las mujeres y las fiestas populares, musas inspiradoras de una carrera en la que no descartó el surrealismo, lo anecdótico y lo abstracto, pero sin ataduras conceptuales que pusieran cortapisas a su motivación.

Hoy René Portocarrero trasciende la ausencia física y se asoma a través de sus creaciones, propiciando el disfrute de una obra plena de cubanía, que lo ubica, con justeza, en la lista de las figuras esenciales de la pintura moderna insular, latinoamericana y universal de la pasada centuria.

Publicado Por: Marlene Gómez Rodríguez

Marlene Gómez Rodríguez, periodista de Radio Progreso, es la directora-fundadora del programa Cita con el Arte, espacio esencial de la Onda de la Alegría para resaltar lo mejor de la cultura artística en Cuba y el mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × cinco =