90 y Vamos por más

Este domingo 15 de diciembre Radio Progreso, mi segunda casa, está de cumpleaños, llegué a ella con el temor propio de quien se enfrenta a lo desconocido pues nunca había incursionado en el periodismo radial y ahora, veintitantos años después, no concibo desprenderme de la fascinación que me produce dar voz y poner música a lo que escribo y del orgullo que siento por trabajar en un lugar por el que han transitado relevantes figuras de nuestra Cultura, como Benny Moré, el Bárbaro del Ritmo.

Progreso, fue también la casa de la Orquesta Aragón en los años 50 y entre 1961 y 1963 acogió a orquestas dirigidas por los maestros Rodrigo Prats, Adolfo Guzmán y Mario Romeu, evidencia de que la música cubana siempre ha estado presente en su programación.

Por su cabina de transmisiones han pasado personalidades relevantes de nuestra radio nacional como Alberto Luberta, fundador de Alegrías de Sobremesa, Premio Nacional de la Radio y Premio Nacional de Humorismo,  Julio Batista, narrador, actor y periodista, creador del programa “Nuestro José Martí”, Carmen Solar, Manuel Andrés Mazorra, Aurora Basnuevo, Iván y Héctor Pérez Ramírez, y el maestro Eduardo Rosillo.

La emisora más azul de Cuba no sólo está inscrita en la historiografía de la Radio Cubana, sino también en el corazón del pueblo, de ahí que sea conocida como la emisora de la Familia Cubana, la Onda de la Alegría, pues su variada y atractiva programación ha atrapado desde siempre a una audiencia que sobrepasa preferencias estéticas y generacionales.

Como reza en el Refrán en Radio Progreso hay de todo como en botica: Revistas Informativas alimentadas por el quehacer de un equipo reporteros y corresponsales a lo largo y ancho del país, programas de orientación y de salud, musicales entre los que sobresalen: Nocturno, Juventud 2000 y la Discoteca, otros  históricos y policíacos y las radionovelas, preferidas por amas de casas y abuelitas que permanecen en la retaguardia del hogar.

Radio Progreso cumple 90 años, rejuvenecida en su aspecto físico y con el quehacer de jóvenes incorporados a sus filas para, desde la sapiencia de los más experimentados, concederle nuevos aires a sus propuestas valiéndose de las nuevas tecnologías, porque aunque fiel a sus tradicionales espacios Progreso no es una nonagenaria chapada a la antigua, haciendo honor a su nombre apuesta por el progreso para perfeccionar su labor y mantenerse siempre cerquita muy cerquita de la familia cubana.

Please follow and like us:

Publicado Por: Marlene Gómez Rodríguez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 − 2 =