Abelardo Barroso Dargeles: sonero único e irrepetible

El cantante, director orquestal y compositor, Abelardo Barroso Dargeles (1905-1972), fue el primer cantante de son cubano, conocido —al igual que Benny Moré (1919-1963)— como sonero mayor, y reconocido así por el público cubano y foráneo.

El maestro Abelardo Barroso fue cantante del Sexteto Habanero en 1925, y grabó con el Sexteto Boloña, del maestro Alfredo Boloña, en 1926. En 1927, fue cantante del Septeto Nacional de Ignacio Piñeiro. Con todas esas agrupaciones grabó disímiles temas en la ciudad de Nueva York,​ y permaneció en el gusto del público durante toda su carrera artístico-profesional.

En 1930, se unió a la agrupación de variedades Salmerón, con la que realizó una gira por la Península Ibérica. Al volver a Cuba, en 1931, se une a la Orquesta del maestro Ernesto Muñoz, y en 1933, funda la charanga López & Barroso con el maestro Orestes López, al mismo tiempo que alternaba con el Sexteto Universo. En 1935, funda el Sexteto Pini, y también actuó con las agrupaciones de los maestros Andrés Laferté y Everardo Ordaz. En 1939, se unió a la importante charanga Maravillas del Siglo, y realizó presentaciones en Radio COCO.

Durante la cuarta década de la anterior centuria, trabajó en el cabaret Sans-Souci hasta 1948, cuando es designado director y cantante de la Banda de la Policía Nacional.

Finalmente, creó su propia agrupación, la Orquesta Sensación, «que hay una sola», una charanga de primera clase.​ Ganaron un disco de oro por las canciones En Guantánamo y Arráncame la vida. Con esa orquesta, se presentó en Miami, Florida, EE.UU.,  en 1957, así como en Nueva York, en 1959 y 1960.

Recuerdo con afecto, y no disimulada emoción, las presentaciones de Abelardo Barroso con la Orquesta Sensación en el desaparecido espacio vespertino El Show del Mediodía, cuyo conductor estelar era el primerísimo actor, laureado locutor y periodista cultural, Germán Pinelli (1907-1996).

Así fue cómo aprendí a amar y respetar las interpretaciones inimitables de ese gran sonero, acompañado por la Sensación; agrupación charanguera que alternaba con Aragón y Fajardo y sus Estrellas, entre otras orquestas típicas, de jazz band y conjuntos soneros, porque —en aquella época (antes y después de la alborada revolucionaria) — esas agrupaciones sí tenían representatividad mediática.

Lamentablemente, esas agrupaciones se escuchan muy poco en la radio (con honrosas excepciones…, que las hay), o se ven mucho menos en la pequeña pantalla insular.

Abelardo Barroso Dargeles se retiró por motivos de enfermedad en 1969, y desde hace más de cuatro décadas, duerme en paz el martiano sueño de los justos.

Please follow and like us:

Publicado Por: Jesús Dueñas Becerra

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 4 =