Biblioteca Nacional José Martí: 120 años en el corazón del pueblo de Cuba

La cultura, hecha de memoria, tradición, vivencias, sueños y prácticas laborales, origina conciencia y valores, y hoy mi comentario está dedicado a una institución que me permitió a través de los años ser los que soy, un cronista de mi tiempo.  Tanto le debo a esta institución como al conocimiento y cultura aportada por mis profesores y colegas de labor. Esa institución es la Biblioteca Nacional José Martí.

Más que es una biblioteca. Una biblioteca es un lugar donde podemos encontrar libros o cualquier otro soporte de un texto, como publicaciones, revistas, documentos, catálogos, etcétera. … En muchas bibliotecas además se ofrecen servicios de búsqueda online, a través de Internet, y consulta de libros digitales.

Para mi es mucho más. Es un tesoro de conocimientos.  Este 2021 en que la Biblioteca Nacional José Martí festeja con júbilo sus 120 años, y simboliza una parte de esa cultura cubana, se mezcla en mi memoria como algo trascendental. Mañana lunes 18 de octubre festejará su cumpleaños y es ápice de decoro para congratularla desde la radio de la familia cubana, Radio Progreso. Es además  depositaria del tesoro documental, bibliográfico, artístico y sonoro del país, y de lo más representativo de la cultura universal. Funge como rectora del Sistema Nacional de Bibliotecas Públicas Cubanas con 387 instituciones en todo el territorio nacional.

Hoy quiero recordar nombres de personalidades que han llevado a estar en el corazón de su pueblo. Sus directores. Cabe mencionar a su iniciador en mil 901, Domingo Figarola Caneda, después  vendrían otros ilustres como Francisco de Paula Coronado, Carlos Villanueva Llamas, Lilia Castro Morales, María Teresa Freyre de Andrade, Aurelio Alonso Tejeda, Sidroc Ramos Palacio, Luis Suardíaz Rivero, Olinta Ariosa Morales, Julio Le Riverend, Marta Terry González, Eliades Acosta Matos, Marcia Medina Cruzata, Eduardo Torres Cuevas, y su actual director: Omar Valiño.

Rememoró ahora cuando pise por primera vez la Biblioteca Nacional. Fue un momento de búsqueda y de un encuentro inolvidable, con una bibliotecaria Juanita Mont. La vida después me deparo ser amigo de ella y de poder visitarla hasta en su casa en el municipio Centro Habana. Lo mas hermoso para mi no fue entrar por su gigantesca puerta principal sino por la sala de lectura para niños, por el fondo, en el parqueo de la entidad. Espacio pequeño con mesas redondas y sillitas con cojines de diversos colores para los que saben  querer y  lo fundamental: muchos libros.

Después quiso la vida que siguiera entrando y saliendo por esa casa de amor. Estudiar por la tarde, por la noche en ese recinto me reconfortaba, no había tiempo para abandonar. Su iluminación, su ventilación es singular para aquellos que apreciamos el valor de la lectura y la tranquilidad.

Agradecer  es el verbo que resumen  mis palabras. Una retribución a los miles de bibliotecarios, especialistas o referencistas que trabajan allí y que dejaron su impronta,  y que la Biblioteca Nacional José Martí expresa de manera monumental ese bienestar que tiene el cubano de hoy por sus conquistas y hazañas.

Publicado Por: Teodoro Herrera

Periodista y director de programas en Radio Progreso, la Onda de la Alegría. #Cubano100%, habanero, ama la vida, la familia y los amigos. Bailar, leer, la playa y la cerámica son sus grandes entretenimientos. Twitter. - @teocapricornio Correo.- teodoro.herrera@icrt.cu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno + cuatro =