El humorismo tiene un nombre en Cuba: Alberto Luberta Noy

Cuando se hable de humorismo que nace del pueblo y para el pueblo, y se mantiene con persistencia en el imaginario popular,  siempre tendrá en Cuba un sólo nombre: Alberto Damián Luberta Noy (1931-2017).

No existe un dramaturgo en la mayor de las Antillas, y no digo guionista radial, porque Luberta era más que eso,  sino  un literato en el amplio sentido de la palabra.  Entre dos siglos se enmarca su prolifera producción  para el show radial diario de  Alegrías de Sobremesa, con dos emisiones, de la emisora Radio Progreso, la Onda de la Alegría.

El 15 de abril de 1965 comenzó  Alegrías…para establecer desde la sonrisa un pensamiento y divertimento  a la vez,  mediante auténticos personajes de la sociología cubana  (Rita, Paco, Estelvina, Sandalio, El encargado, Florito, entre muchos otros),  conflictos cotidianos (la familia, la vida en un edificio,  las relaciones humanas, la educación,  la sociedad socialista)  y actuaciones memorables  que desde un micrófono llenaban sentir del pueblo y esa necesidad que la  risa es salud.

Particularidad  de Alberto Luberta  fue su forma de dar vida a los personajes frente a una pequeña maquina de escribir.  Pensaba, caminaba, hablaba con él mismo, reía, soñaba y lo llevaba al papel un guión dramatizado-humorístico, que contenía  momentos de humor y un sketch en que los personajes ya no pertenecían a la Onda de la Alegría, sino a su pueblo como frases tan propias como  Que gente, caballero, pero que gente, o Me encanta,  entre muchas otras. De ahí que Alegrías… es un paradigma del buen humor  avalado por más de cinco décadas en el sonido para ver de la Radio Cubana  así  como sus  presentaciones en fábricas, escuelas, cooperativas y bateyes.

El humorismo  de Luberta es de autor: un prodigio artístico que rompe las fronteras de la Radio Cubana.

Publicado Por: Teodoro Herrera Acosta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

16 + dieciocho =