Leonardo Lozano:  Actuar es vivir muchas vidas

Leonardo Lozano Castro (Santiago de Cuba, 1971) es un actor de pura sangre. Su vida es actuar. La radio, la televisión, el teatro y el cine le consienten ser un confeso de las artes escénicas en nuestro país.

Su realidad en la escena comenzó en la radio en su oriental provincia en la década de los años 90 por una convocatoria de actuación que realizó el popular actor de la radio y la televisión Félix Pérez Ortiz (Santiago de Cuba, 1936), y de la cual Lozano fue su mejor alumno.

A partir de ese tiempo, en pleno periodo especial dejó de ser operador de montacargas de la EPAVEP de Carretera de Mar Verde kilómetro  2 1/2 para iniciar un camino guiado hacia el arte. 

Lo primero fue lograr con su voz y talento los matices de los diversos personajes en CMKC, la emisora que él considera su cuna, su escuela por más 18 años de trabajo.

Para mí Radio Revolución fue mi mansión del arte.

Te soy sincero, asegura, en mi familia no ha habido ningún actor profesional.  Es más, ninguno llegó por prejuicios la época. Pero si te digo una cosa:  mi papá era un cómico nato. Él hubiera podido ser un buen actor tanto humorístico como dramático, así como un tío mío quien estuvo en el incipiente grupo de aficionados que lo atendían actores del Conjunto Dramático de Oriente, que hasta consiguió montar la obra: Dios me salve comisario, del popular dramaturgo y periodista Enrique Núñez Rodríguez (1923-2002).

Mas para Lozano es imposible olvidar nombres que lo llevaron a lo que es hoy: un servidor mediante la actuación. Por eso rememorar aquellos que no están como Alejandro Quiroga y Jorge Luis Colomé, constituye un deber siempre, certifica mi entrevistado.

Nunca olvido lo que ellos hicieron por mí, de transmitir con amor sus conocimientos y experiencias. Ellos me enseñaron desde un pequeño movimiento de las manos en la escena hasta lograr la piscología de los personajes.

En Santiago de Cuba hice muchos programas: infantiles, humorísticos y dramáticos. No puedo borrar de mi memoria el programa: El mejunje, donde conseguí realizar hasta nueve personajes, de ellos cinco fijos en cada emisión a la vez. También con mucho afecto me viene ahora a mí mente el espacio costumbristas Estampas, donde hacia todos los personajes masculinos en el programa sobre la historia de la ciudad poco conocidas o desconocidas.

Asimismo, de aquellos años en mi terruño y en la emisora recuerdo el popular programa El cochero del Sol, espacio didáctico para los niños, el cual me dio muchas satisfacciones porque perdí mi nombre de pila. Todos en Santiago de Cuba me decía el Caballo Brillante.  Un personaje de ficción dentro de ese espacio radial. Era un caballo que hablaba: simpático, egocéntrico. Fue muy difícil hacerlo. Me inspiré en los pregoneros de ese momento en su manera de proyectar su voz y los vericuetos de comunicar su mensaje, pero por sobre todas las cosas me imbuí en el relinchar de los caballos; a partir de esos dos elementos conforme, Caballo Brillante.
Dialogar con Lozano es tener una conversación amena, que fluye como agua limpia de arroyuelo. Con su visión de la vida es que todos los días se aprende. La vida es siempre una enseñanza continúa. De ahí que estar dentro de los actores de la parrilla de Radio Progreso lo hace feliz, y ser un reto siempre.
Para este cronista la actuación de Lozano encierra una palabra: versatilidad.

Su voz se transforma para enfrentar personajes de diversas psicologías. Pero a la vez, desconocerlo, criticarlo, buscar, descubrir todos los rasgos. Luego lo identifica. En otro momento, busca su verdad. Aquí se sumerge en ese proceso de comunión total con cada uno de ellos, para entregar finalmente ese personaje en la radio como en la televisión.

De su quehacer en la Onda de la Alegría hay personajes que nunca olvida como el estelar espacio Clave 830, en la novela La Cuchilla, del escritor estadounidense Donald Westlake (1933-2008), que fue la última dirección del desaparecido actor y director de programas Jorge Luis Sopo, donde Lozano realizó en el policiaco el personaje principal Burke Devore, un gerente de una productora de papel, rol que le valió a una nominación Caricatos 2022.

Por su parte, en la televisión recuerda su presencia con el personaje del capitán Esteban, en la serie Zoológico, en que la gente en plena calle lo reconocía como el jefe de sector de la Policía Nacional Revolucionaria. En el cine, nos dice con orgullo que tuvo dos personajes en el séptimo arte: Insumisas, bajo la dirección de Fernando Pérez, y en el filme El Mayor, de Rigoberto Pérez. Cada uno me dio una satisfacción enorme.

Pero, la radio, afirma, me absorbe todo el tiempo, es una parte insoslayable de mi vida cotidiana. Estoy en Radio Progreso en diferentes espacios: Agente especial, Clave 830, Aventuras. Novela de las Dos, entre otros.   Y en este 2024, tengo para suerte mía trabajo en la televisión cubana en dos proyectos, el primero en la telenovela Sábados de gloria, con la dirección de Tamara Castellanos y Ernesto Fiallo, y el segundo en la serie titulada Nació el rey.  

Publicado Por: Teodoro Herrera Acosta

Graduado de Licenciatura en Periodismo en 1981 en la Universidad de La Habana ha trabajado en los periódicos 26, de la provinica de Las Tunas; La Demajagua, de la provincia Granma, en Prensa Latina, así como en las emisoras de Radio Reloj, Radio Cadena Habana, Radio Metropolitana, Habana Radio y actualmente es el Jefe Editor del Sitio Web de Radio Progreso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × uno =