Maritza Garcés: ser madre, el sueño al que no renunciaré

Maritza Garcés, santiaguera de 48 años de edad y sin impedimentos biológicos para procrear, no pudo cumplir el sueño de la maternidad debido a las limitaciones de las personas homosexuales para acceder a los servicios de reproducción asistida y la adopción.

En diálogo con la Agencia Cubana de Noticias, contó que mientras estuvo en edad fértil acudió a consultas de inseminación en varias ocasiones, pero estas se reservaban a parejas heterosexuales con tratamientos por infertilidad, y de igual forma intentó adoptar, oportunidad solamente disponible para matrimonios estables.

Afirmó que tener relaciones sexuales con hombres tampoco constituía una opción, en tanto sería hipócrita con sus sentimientos y la sociedad.
La maternidad constituye un tema permanente en su vida y la de Ana, su pareja amorosa hace más de nueve años, pues, aunque ya no espera embarazarse en no pocas ocasiones imagina como serían sus hijos o hijas, dijo.

Garcés significó el cariño profesado hacia sus sobrinos, el orgullo y responsabilidad de contribuir a su educación basada en los principios de igualdad, solidaridad, dignidad y respeto a la diversidad existente en el mundo, porque ese también es su aporte a una sociedad más justa e inclusiva.

Comentó que asumir su sexualidad no resultó un proceso fácil, temió al rechazo de sus amigos, compañeros y familiares, en particular de su madre, con un padecimiento mental y eso la afectaría considerablemente.

A los 22 años, apuntó, le atrajo una compañera de trabajo y poco después iniciaron una relación, por la cual perdió el afecto de los más allegados y su empleo al volverse insoportables las miradas, comentarios negativos y el trato, como si tuviera una enfermedad contagiosa.

Como integrante del grupo Las Isabelas, dedicado a la defensa de la comunidad lesbiana, gay, bisexual, transgénero y queer, Garcés condena la violencia y discriminación por motivos de género y promueve el derecho a la maternidad, para que otras mujeres no sean privadas de la posibilidad de concebir, un franco acto discriminatorio e inconstitucional.

Confirmó su gratitud y felicidad por el nuevo Código de las Familias, en tanto apuesta por una Cuba inclusiva y coherente con la pluralidad de la sociedad en la que el matrimonio entre personas dejará de ser un privilegio heterosexual y todos disfrutarán por igual de los beneficios de este tipo de unión legal.

Destacó que la ley reconoce la diversidad familiar y el parentesco por afinidad como una oportunidad al amor y al desarrollo de la personalidad sin prejuicios ni discriminación.

Cuando este 25 de septiembre los habitantes mayores de edad de la isla antillana asistan a las urnas a votar por el Código de las Familias no solo asegurarán justicia social e igualdad de derechos para todos, sino que también devolverán a Maritza la esperanza y posibilidad real de realizar ese sueño al que nunca renunciará: el de ser madre.

Tomado de ACN

Publicado Por: Radio Progreso

Radio Progreso es la emisora de radio cubana en idioma español. Fundada el 15 de diciembre de 1929, ofrece desde entonces programas musicales y culturales. El eslogan de Radio Progreso es La Onda de la Alegría

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

15 + 11 =