Primera Declaración de La Habana: inclaudicable gesto de una nación (+Vídeo)

Por más de seis décadas los cubanos hemos sostenido una Revolución fundada bajo los principios de la autodeterminación y la soberanía, aun con los intentos imperialistas de socavar desde las mismas entrañas de este país los pilares que lo sustentan.

Y cuando hablamos de continuidad, de seguir adelante  y de ponerle corazón a la obra  revolucionaria emprendida desde 1959 es por el convencimiento de que nosotros mismos seremos capaces de sortear obstáculos y salir adelante. No es la primera vez.

Ahora, la nación transita por una situación epidemiológica compleja producto de la propagación de la COVID 19, arreciada por un bloqueo económico y financiero cada vez más  férreo  que genera carencias  en diversos sectores de la sociedad y,  de manos amigas del mundo ha llegado la colaboración.

Si llegamos hasta aquí, es por la fuerza que inspira quien lideró este bregar por un mundo de justicia social, equidad y compromiso con el pueblo: el líder histórico de la Revolución, Fidel Castro Ruz

…Y como tenemos memoria, en medio de un contexto matizado por ensayos de guerra de cuarta generación, golpes blandos, incitación a la desobediencia civil y otras maniobras de corte propagandístico, recordamos un hecho histórico que precisamente hoy cumple 61 años, y mediante el cual el Comandante en Jefe mostró un atisbo del por qué la política cubana debía basarse en la autodeterminación y liberación del pueblo, se trata de la Primera Declaración de La Habana.

Ante más de un millón de cubanos que se dieron cita en la Plaza de la Revolución José Martí,el 2 e septiembre de 1960, Fidel pronunció un discurso histórico, sin precedentes como respuesta del gobierno de la isla al documento emanado de la Séptima reunión de Consulta de los cancilleres de la Organización de Estados Americanos (OEA) en San José, Costa Rica,…  dictado por el Imperialismo Norteamericano, y atentatorio a la autodeterminación nacional, la soberanía y la dignidad de los pueblos hermanos del Continente.

Asimismo, La Asamblea Nacional del Pueblo en un tercer acápite rechazó … el intento de preservar la Doctrina de Monroe, utilizada hasta ahora, como lo previera José Martí, ‘para extender el dominio en América de los imperialistas voraces, para inyectar mejor el veneno también denunciado a tiempo por José Martí.

La primera declaración de La Habana  mantiene  una vigencia total, pues contiene en sí la disposición persistente de un pueblo de cumplir con la consigna de Patria o Muerte como el gesto inclaudicable de una nación en defensa de su proyecto social.  

Publicado Por: Laudelina Manzano Bell

Periodista de Radio Progreso, que atiende el equipo de redacción del horario despertino para la programación informativa de la emisora de la familia cubana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis + catorce =